lunes, 19 de enero de 2015

Nº 9- GO NAGAI ¿PADRE DE MAZINGER Z?

No, no es que se haya descubierto que un primo de Go Nagai fuera en realidad quién realizó los dibujos del manga de Mazinger Z ... La razón, la idea y el fondo del título de esta publicación es otra...

Kiyoshi "Gõ" Nagai, concibió -o así lo explicó en forma de anécdota-su idea de un robot gigante que se pudiera tripular, en un atasco de tráfico. Fue una más entre el montón de ideas que bullían en su cabeza de mangaka, y aparecía después de haber creado muchos personajes, que situó en pequeños universos que iban desde el humor procaz hasta el terror macabro. 

Una idea más, que a juzgar por el estrechísimo margen temporal que hay desde su publicación en Shonen Jump hasta su versión animada, fue concebida desde el principio como base para la misma, como tantas veces ha sucedido en la trasposición manga/anime. En declaraciones del propio Nagai, su intención era competir con Kagaku Ninjatai Gatchaman, que conoceríamos en los años ochenta en una adaptación: La batalla de los planetas (Comando G)
De modo que Nagai delegó enseguida la tarea de convertir su obra en una serie animada. Él no era animador ni guionista (aunque guionizara las historias que dibujaba, no habiendo logrado destacar especialmente en ninguna de las dos facetas). Esta es una historia mil veces repetida en la producción de mangas: el paso de las viñetas impresas a la animación para la televisión como dos productos independientes, ramas interrelacionadas de un mismo tronco. Pero en este caso la delegación llegó unos pasos más allá de lo que podamos considerar habitual...


TOEI DOGA compró el proyecto y la voluntad competidora contra una de sus rivales, Tatsunoko Productions, y lo trasladó de inmediato a un gran equipo, compuesto en buena parte de lo mejorcito en la animación de los setenta. La remoción de los elementos que consideraban el universo de Mazinger Z había comenzado. La serie se concibió como dirigida a un público infantil, simplificando varias cosas del original y fue imaginada y llevada a cabo en forma de episodios autoconclusivos, cosa que ya había hecho el propio Nagai en sus viñetas, desconectadas y deslabazadas sus historias en capítulos cortos, que dan la impresión de haber sido dibujados conforme se le iban ocurriendo, sin un desarrollo argumental común ni demasiada relación entre ellas.





Esta es la cuestión
La paternidad que he puesto "en duda"  tiene que ver en cierto sentido con esta delegación, en que la criatura fue dejada en manos de terceros, quedando el autor a la expectativa de los datos de audiencia, y colaborando sí , pero solo hasta cierto punto.Una vez que respiró, cuando el éxito fue la respuesta a la nueva producción, Nagai se relajó y se dedicó a crear otras cosas y a contemplar el espectáculo...desde la distancia.
No se me escapa que es normal que haya distancia creativa entre el manga y el anime: es incluso habitual que haya variaciones significativas al cambiar de medio y estas son dependientes de como se conciba y de quién  conciba la historia para la pantalla. Manga y anime son dos pequeños mundos independientes con mayor o menor afinidad con la fuente original, sea esta el uno o el otro... la cuestión es que Nagai -por las razones que fuera- se mantuvo al margen de los importantes cambios que se iban a hacer, hasta tal punto que se produjo una verdadera re-creación de Mazinger Z y su pequeño universo, relacionada solo con el original en aspectos muy muy básicos, alejándose considerablemente de él.  
Quizás ayude hacer un paralelismo entre Walter "Walt" Disney y Nagai. 
El dibujante y animador norteamericano creó un ratón al que llamó en principio Mortimer Mouse, para cambiarle después el nombre a Mickey. La actividad principal del animador se desarrolló en los años treinta y los cortos con las aventuras del ratón y otros personajes y las Silly Simphonies son lo más destacado de su actividad personal en ese periodo, importante porque la animación recién comenzaba, pero hubiera sido solo un pionero más si no fuera porque desde siempre estuvo obsesionado con crear un gran estudio de animación y en cuanto lo logró contrató a los mejores para crear aquello que lo ha hecho mundialmente famoso y eterno su nombre...
Go Nagai creó a Energer Z, al que después cambió el nombre a Mazinger. Se mantuvo en el negocio en una posición estable, sin descollar en la grandeza pero la fama mundial le llegó en cuanto transfirió su trabajo a otros. Al igual que Disney, su nombre pasó a asociarse con un personaje de éxito ( en el caso de Disney, toda una galería) aunque la mayor parte del mérito y el trabajo provenga de otros nombres, no tan conocidos. Pero la diferencia es que Walt Disney poseía un genio, una visión y una capacidad de recreación que estuvieron detrás de los proyectos en que triunfó y convirtió en obras clásicas, independientemente de las manos que las dibujaron y animaron. 

Nagai tuvo la idea, eso es indiscutible, pero fue el trabajo desarrollado por muchos otros -desde el guión a los dibujos- lo que otorgó el éxito mundial al personaje, fue la serie de TOEI la que es conocida en todo el mundo y no sus viñetas, por mucho que fueran la fuente original de la obra. 
Por no extenderme, citaré solamente unas palabras que surgieron en un encuentro con los fans que devino en espontánea e informal charla, donde se descubre -26 años después- la desvinculación del mangaka con la serie que hizo mundialmente famoso al coloso mecánico y a él mismo.
Se trata de un coloquio incluido como extra en la edición de la serie en Láser-Disc (Mazinger Z Memorial. Volumen 1) con su hermano Takashi, Tatsuhiko Dan y Gosaku Ota (que creó un manga alternativo al rebufo del éxito de la serie). En él revela que en los tiempos de la producción de la serie, no había llegado a verla completa, que, de hecho, solo la había seguido al principio (!!!). Nagai afirma que pensaba "el anime es el anime y yo soy yo"...En esas fechas (este coloquio es de 1998) Nagai seguia sin haber visto la serie completa y confesaba la pereza que le daba hacerlo... Admite también que los guiones fueron materia de conversación, pero que luego Susumu Takaku (uno de los guionistas principales de la serie) hizo lo que quiso con ellos. En el tono general de la charla, puede palparse cierto desapego con la producción de la serie y con el planteamiento final y posterior desarrollo de la misma. Mazinger Z fue un "encargo" sobre una idea suya, cuyo boceto realizó en forma de manga, para desvincularse del proyecto en cuanto éste se convirtió en una realidad, aunque se mantuviera de nuevo unido a él, debido al éxito y a la decisión de desarrollar secuelas y revisiones.
Sorprendido por aquel éxito, Nagai recibió , y recibe, los réditos del mismo hasta hoy día, aunque su implicación tanto creativa -el producto original es muy diferente- como personal -se desvinculó tanto del seguimiento de la producción como de sus resultados- es muy limitada. Él lamentó que esa suerte no la hubiera corrido otra de sus creaciones: Devilman.
Es verdad que Nagai fue el padre de Mazinger Z, pero fue uno de esos padres que ponen la semilla y después se desvinculan del hijo, dejando a la madre, en este caso TOEI DOGA, la crianza, educación y cuidados del vástago. En otro momento de la charla, afirma que debió haber hecho una obra más pensada y que el auténtico Mazinger está aún por venir...le hubiera gustado, a todas luces, que ese hijo tan famoso hubiera sido de otra forma...a veces pasa eso entre padre e hijo, solo que Mazinger Z siempre llevará su apellido, ignorantes muchos fans del tipo de relación familiar que existió.
Las diferencias argumentales
No me extenderé mucho en las diferencias que la historia original, el manga, tiene con la serie que encumbró a Mazinger Z. Quién quiera puede leer ese cómic de 16 capitulos, con final alternativo en la revista TV Magacine incluido, o si le da pereza (como a Nagai la serie) leer los acertados y suficientes resúmenes de J. Aurelio Sanz Arranz, publicados en Mazinger Z, la Enciclopedia, Vol 2 ( pags. 141 a 154). Pero para el asunto que nos ocupa diré que las diferencias son muy significativas. Baste aludir al hecho de que el Dr. Kabuto está desvinculado del Centro de Investigaciones, aunque tenga la superaleación y la energía fotoatómica, y además no era colega del Dr. Infierno ni tiene ninguna relación con los robots encontrados en la isla de Bardos, ni sabe de los planes de conquista del mundo. Muere accidentalmente en un terremoto. 
Los guionistas de la serie, el nombrado Susumu Takaku y Keisuke Fujikawa ordenan los acontecimientos de otra forma, para vincular la familia Kabuto al Centro fotoatómico. Le dan de paso mucho más protagonismo a su director, el Dr. Yumi y a los tres profesores, absolutamente secundarios en la trama del manga.
Las historias dibujadas mantienen un grado de independencia mucho mayor que el de la serie, en una secuencia muy caótica y muy desestructurada. No hay seguimiento de trama de fondo ni final claro (por eso se hizo el de TV Magacine), de modo que los guionistas se encuentran con un material al que han de dar forma, orden y concierto, lo que por otra parte les da una libertad creativa mayor. Es solo un boceto, y aunque se plantean en él los principales personajes, los edificios y fortalezas, las armas del protagonista y las posibles evoluciones ( alas Jet Scrander, Boss Borot, Conde Brocken, etc...) no es solo la necesaria adaptación del cambio de medio lo que hace los cambios, sino la necesidad de mejora del material original.
Por eso decía que la serie fue re-creada. 

Las diferencias estéticas

Versión original de Mazinger Z en el manga.
Al igual que en la historia, la trasposición a la animación suponía de entrada cambios estéticos sobre los dibujos originales. El patrón original en blanco y negro no fue precisamente imitado, y como comento en mi libro, el paso de los redondeados paneles pectorales de Mazinger Z a ser rectilíneos no es el único cambio que se realizó. 
Si bien ese y otros cambios se deben a otra apuesta estética, no es menos cierto que la apariencia del definitivo Mazinger, tal como se le conoció y pasó a la historia, procede en cierta medida del propio manga, ya que lo argumental no es lo único cambiante, oscilante, sino la mismísima apariencia del coloso mecánico.
En un principio, nos encontramos a un Mazinger de "nariz" chata, paneles pectorales "cortados" en la punta cuando no directamente redondeados y un saliente entre torax y abdomen. Es el modelo que ha quedado como versión original del manga.

Presentación del capitulo 3, con el diseño alternativo de Mazinger Z.
La Afrodita A original



En un momento concreto, a saber, en la presentación del capítulo 3, nos encontramos con una versión alternativa, más acorde con la que se utilizó en la serie de TOEI, aunque en el capítulo en sí se vuelva a la versión original.
Afrodita A tiene también un diseño original muy distinto al de la serie, en el que aparece "cabezona".


Es en el capitulo 6 del manga, cuando ambos, Mazinger Z y Afrodita A pasan a ser muy parecidos a como los encontramos en la serie, ya que el coloso tiene su "nariz" exenta, los paneles de pecho rectos y desaparece la protuberancia del centro del tórax, y Afrodita A aparece en un diseño más fino y esbelto y una apariencia tricolor.




El cambio del capitulo 6, elegido para la serie.
Modelo "mixto" de Mazinger Z.
Esta oscilación de diseños de los robots protagonistas es algo extraña, como si Nagai no se decidiera o dibujara unas veces él y otras el primo ficticio de la broma inicial de este artículo...¿quizá es que simplemente proponía en su obra varios diseños a elegir? Puede ser porque, no contento con eso, también podemos encontrar la versión mixta, que une en el mismo Mazinger características de ambos modelos...




Pero fueron los aparecidos a partir de el capítulo 6 los definitivamente elegidos para desarrollar el estándar del diseño de personajes de los robots protagonistas, desarrollado por Yoshiyuki Hane y corregido y aumentado por parte de los 18 animadores restantes que le dieron vida a lo largo de la serie.
En algún momento de la misma, nos encontramos con diseños de Mazinger que nos hacen recordar los originales del manga, coincidiendo con los episodios con un menor nivel de dibujo o de animación, aunque alguna vez se les escapó el lápiz a los grandes...

Comparativa manga/serie.




 
Diseños preliminares de Y. Hane.



Guiño de la serie al diseño manga de Mazinger
Y cuando digo grandes, no puedo dejar de referirme a uno de ellos, Keisuke Morishita, que en el inolvidable episodio 18,  Piratas del mar, la bestia Glossam, hace un guiño al diseño original de Nagai, reproduciendo al Mazinger del manga en la escena en que el coloso ha de ser desmontado para las mejoras que le van a permitir funcionar en el mar, y la perspectiva interna nos muestra al Mazinger original por unos segundos, en un guiño a los origenes estéticos del robot...

 Las redenciones fallidas del universo Mazinger original 

En los años posteriores al éxito en Japón y en el resto del mundo, Nagai insitió en las ideas que tanto habían triunfado en Mazinger Z, intentando adaptarlas y evolucionar a partir de ellas. No me refiero tanto a su secuela, Gran Mazinger, como a su conversión en una serie de moda con enemigo del espacio exterior en Grendizer. Y a la extraña revisión en una serie que no salió de Japón, en que fusionaba la fantasía heroica -de nuevo, la moda- con reminiscencias de robots gigantes (aunque esta vez fuera una estatua) en God Mazinger.
Pero no sería hasta el año 2001 cuando, a partir del éxito fortuito del videojuego Super Robots Wars, y con la creación de la miniserie para vídeo Mazinkaiser, Nagai tuviera la oportunidad de incorporar su universo argumental y estético propios a una serie animada sobre Mazinger. Allí vimos un diseño de personajes mucho más cercano al que un día dibujó, y unos giros argumentales inspirados o calcados de los suyos. La miniserie estuvo bien concebida y tuvo un éxito remarcable.
Ahora bien, ese éxito no lo es tanto de su visión original, la que quedó relegada en la serie clásica, sino de una combinación de los elementos originales con los de la serie de 1972, el manga de Gosaku Ota y algunas novedades. Aparte de bien realizada, triunfó porque recordaba a la serie de TOEI, aunque se alejara de ella.

Como Mazinger Z, convertida ya en mito e icono seguía teniendo fuerza para dar lugar a nuevas revisiones animadas, pedidas y soñadas por los fans, en 2009 llegó Shin Mazinger Shōgeki! Z Hen, Go Nagai tuvo la oportunidad de crear en libertad y desarrollar su visión original, esa que en 1998 afirmó querer volver a revivir, y le cedió los poderes a Y. Imagawa, quién hizo un refrito del universo Nagai, yendo más allá del puramente debido a Mazinger... y la serie resultó un relativo fracaso.

En resumen, Mazinger Z no es conocido a través ni gracias al universo de Go Nagai, en el que sí tiene su base. Una parte relativamente pequeña de los fans del coloso -de la serie de TOEI- conoce su manga. El Mazinger Z que triunfó en todo el mundo es el de la serie que ha devenido un clásico consagrado por los años. Las veces que se ha intentado redimir la creación real y original hecha por Nagai, el éxito ha sido relativo o no ha sido. Sería una ucronía difícil de resolver plantear qué hubiera sido del éxito o fracaso de la serie si hubiera sido un producto más cercano a su ideólogo original. Eso ya nunca lo sabremos.
El estallido que supuso su éxito mundial se aleja de los presupuestos argumentales y estéticos que él propuso, alejándose él a su vez y en su día de la serie animada que dió a conocer a su personaje, de modo que, no podemos negarle la paternidad, pero, por todo lo expuesto, no queda más remedio que ser justos y colocarla en su lugar meramente nominal, siendo el mérito mayor atribuible a los animadores, auxiliares, músicos, guionistas y dibujantes de fondos que la hicieron mundialmente famosa con el sello de TOEI DOGA.

Pósters de la publicación, episodios 12 y 13 de la versión TVE:




PRÓXIMAMENTE : HOMENAJE A KAZUO NAKAMURA

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¡ Comparto tu opinión ! El Mázinger que conocemos y su serie de TV, está muy desvinculado de Nagai. Éste último sólo pone el "cazo" para recoger los beneficios. TOEI, más especificamente, los "obreros" de TOEI, fueron quien adaptaron y mejoraron la creación. Y lo confirma ese engendro de Shin Mazinger, nefasto, que se pudo hacer mucho mejor.

Zub dijo...

Interesante artículo. Me ha gustado mucho tu libro, por cierto!

No será este "desdén" de Nagai hacia el Z lo que hizo que recibiera ese trato totalmente denigrante en Grendizer (con Koji de subalterno) y sobre todo en el OVA de Robot Gundam vs Dragonzaurus?

Jesús Romero Recio dijo...

Me alegro que te haya gustado el libro. Ya ves que intento ampliarlo y mejorarlo en este blog...
En cuanto a lo del "desdén" hacia el Z, yo creo que lo que pasó más bien es que Nagai aprendió la lección y trató de mejorar en los siguientes mangas/animes sucesivos, visto el éxito, dejando a Mazinger como el más simple de todos. Por eso siempre le quedó el gusanillo de mejorarlo a posteriori...

Gelbros J3 dijo...

Un buen tema para el artículo, sí señor... Comparto también tu punto de vista. Me parece de justicia exponerlo así.