domingo, 1 de mayo de 2016

Nº 20- ¡TRANSFORMACIÓN! ¡LAS MUTACIONES DEL MITO MAZINGER! 変態! マジンガー変異は神話!

En pocos días saldrá a la venta la serie Gran Mazinger, por primera vez en España. Tal vez sea una buena ocasión para detenernos en algunos aspectos de la serie, de las series, que continuaron, y enriquecieron, el universo creativo que podríamos llamar "universo Mazinger", en una trayectoria que arrancó en 1972 y acabó (al menos por ahora) en 2009, treinta y siete años después.
Todas las apariciones de las secuelas, continuaciones, re-creaciones, renacimientos, remakes o referencias, por muy lejanas que hayan sido, que sucedieron al fenómeno de la serie robótica inagural, a lo largo de las décadas, e hicieron de las ficciones animadas que se asomaron por la pequeña pantalla, haciendo quizás un intento de recuperar algo del brillo de la original, que, conseguido o no, al menos tienen su fuente de inspiración en la historia del robot fotoatómico y su piloto, de sus amigos y enemigos, a la que siempre mirará, aunque sea de lejos, cualquier producción que directa o indirectamente se refiera a él...

INTRODUCCIÓN

Tras el agotamiento que supuso “estirar” la serie por motivos comerciales, en lo que he llamé en la segunda parte de mi libro la "tercera parte", los guionistas se plantearon qué hacer con ella cuando llegara a su inevitable final y cómo sería ese final. Nada nuevo bajo el sol: las series, como todo en la vida, llegan a un momento en que muestran agotamiento argumental y Mazinger Z, a pesar de su gran éxito, no iba a ser una excepción, máxime cuando había superado su duración inicial prevista con no pocos problemas de índole tanto argumental como estética. La sucesión de nuevas armas, la muerte de personajes y robots en ambos bandos y la huída hacía adelante de la tendencia a la repetición, hacían necesario tomar decisiones.

Las preocupaciones de  los guionistas y de TOEI DOGA estaban ya presentes desde que se decidió continuar la serie, pero es en el capítulo 72 cuando se presenta una solución de continuidad anticipada, hecha realidad en la revelación de la historia de un nuevo personaje: el Duque Gorgon, heraldo y lugarteniente de la civilización mikene, esa que apenas se nombra al principio de la serie, en la lectura del testamento del dr. Kabuto... Se nos revela el acuerdo que Gorgon hizo con el Dr. Infierno para darle a este una oportunidad de conquistar el mundo sirviéndose del ejército de monstruos mecánicos descubierto en Bardos, renunciando -de momento- a su derecho de conquista, para ponerse a colaborar de tanto en tanto con las operaciones de Infierno y sus lugartenientes, aunque fuera de manera altivamente autónoma.


Y así lo hizo a lo largo de los veinte episodios finales de la serie,  hasta su conclusión, cuando, tras la derrota de Infierno, se decide a iniciar su propia guerra, destruyendo a Mazinger Z y el laboratorio fotoatómico. Ese rocambolesco acuerdo en pantalla entre el malvado científico y el extraño híbrido entre tigre antediluviano y guerrero antiguo, es el aspecto visible de la preparación de la continuidad del recién inagurado género mecha (mechanical) con otras historias de robots que se estaban preparando. No se iba a dejar morir -ni dormitar- a un género que tanto estaba gustando a sus jovencísimos espectadores. Había que hacer algo...


Dibujo de Juji Mine- Project MZ
El espectador no sabía lo que se cocía detrás de la aparición de tan extraño personaje, no siendo hasta el episodio final cuando los hechos se precipitan y, en ese episodio, en un giro radical, se pone punto final al reinado de Mazinger Z como superrobot invencible para presentar a un misterioso nuevo Mazinger: Gran Mazinger. Apenas hay tiempo para que se asimile tanta novedad, en las escenas que se suceden en la Fortaleza de la Ciencia, nuevo edificio surgido de la nada y sin que nadie se diera cuenta en la costa cercana (en la bahía de Suruga, frente al monte Fuji, para más señas).

Desde que se emitió en Japón el episodio 92 de la serie original de Mazinger Z, si dejamos de lado sus secuelas -más o menos cercanas al espíritu de la serie y a sus personajes- no se volvió a ver al robot en la pantalla pequeña. Bien, para ser exactos, la última vez fue en los últimos episodios que narraron la derrota de las huestes mikene, al final de su secuela Gran Mazinger, en septiembre de 1975. 

Bien es cierto que entonces, la experiencia de vivir las aventuras del robot luchador era todavía inédita para millones de niños y jóvenes, fuera de Japón. Desde que su estreno en España a finales de la década, y en otros muchos países en los primeros años de la siguiente, fuera el éxito arrollador que fue, la fecha de despedida del héroe mecánico se puede considerar demorada unos años más, mientras se extendía por las televisiones del planeta.

En esos mismos años 80, se estrenó en Japón God Mazinger. Pero la serie no tenía que ver con la original en nada, o casi nada, mas que en el nombre. Ningún personaje de los originales estaba en ella y la historia transcurría en un universo mítico, poblado de dinosaurios y luchas de poder entre reinos, justo en el momento en que se ponía de moda la fantasía heroica. El héroe era una estatua mágica, aunque se comportara como un robot. La serie no tuvo difusión fuera de su país de origen.

Hubo que esperar, nada menos que hasta el cambio de siglo, en 2001, para que una pequeña serie llamada Mazinkaiser volviera a poner los característicos trazos de la cabellera de Koji Kabuto, las variopintas formas de los monstruos mecánicos y la cara doble del Barón Ashler en la pequeña pantalla, aunque fuera editada directamente para su consumo en vídeo (OVA, original video anime). Aquello fue casi una casualidad, ya que debido al éxito de este nuevo Mazinger en los videojuegos, Nagai dio permiso para dar lugar a la producción, con película final incluida. Pero esta no es tampoco, en puridad, una serie de Mazinger, o sólo lo es en parte. Lo es porque Mazinger Z aparece en ella, porque aparece el Instituto de Energía Fotoatómica y todos sus habitantes habituales, y también existe aquí la amenaza de Infierno y Ashler.
Pero, por otro lado, el Z sólo aparece en un episodio, para ser sustituido inmediatamente por el emperador de los Mazingers, y, en otro orden de razones, porque la serie sólo ha tenido difusión en vídeo (y eso en  pocos países), y porque se trata de un pequeño divertimento a siete (ovas) y no una serie de televisión. No obstante, el éxito de Mazinkaiser la hizo traspasar su mercado inicial, para distribuirse por el mundo (en Europa desde la licencia italiana) por haber encajado en el gusto de los fans muy notablemente.
Dibujo de Juji Mine- Project MZ

No sería hasta el estreno de Shin Mazinger Z, ocho años después, cuando pudimos afirmar que Mazinger Z había vuelto a la pantalla de televisión. La serie fue acogida con mucha expectación y su distribución fue considerable en canales de todo el mundo (en España en Animax, canal de animación de la plataforma de pago Canal+, en 2011). La serie trataba de recuperar el espíritu de la historia original, o al menos eso se decía, y se extendería 26 episodios. No con el gran éxito de los 70 -han pasado muchos años y son otros tiempos-, no con el mismo planteamiento de la original -el proyecto aunó mucho de este y otros manga de Nagai-, y no con el aplauso unánime de todos los fans -que la juzgaron con desigual aceptación.

Pero Mazinger Z volvió a la tele.






LAS SERIES POST-MAZINGER Z

Conocidas sobradamente por los fans de las series de robots en general y de los mazin-fans en particular, las series posteriores a Mazinger Z, no son realmente tan conocidas por el público en general como cabría esperar, a juzgar por las preguntas que se leen en los foros de aficionados cada vez que surgen notícias sobre lanzamientos comerciales o referencias explícitas. Algunos ignoran qué es Mazinkaiser y otros nunca han visto Gran Mazinger y menos han oído hablar de God Mazinger. Otros han visto de pasada alguna imagen o ilustración de Shin Mazinger pero no les suena mucho Grendizer, y si les suena no la han visto completa...  El universo Mazinger parte de la serie original, para irse alejando vertiginosamente de ella, hasta dar lugar a nuevos productos, influidos fuertemente por el momento en que fueron creados, pero que siempre recuerdan a aquella serie rompedora y original, aunque solo sea por el nombre o alguna referencia, deliberadamente buscada para recrear el arrollador éxito de antaño, aunque solo sea en alguna medida...

GRAN MAZINGER


Dibujo de Juji Mine- Project MZ
En el episodio final de Mazinger Z, el profesor Yumi se asombra ante la aparicióm del que parece ser el director del nuevo centro tecnológico, que reconoce como el difunto Dr. Kabuto hijo, nada menos, que le revela fue salvado de la muerte por su padre. El relevo se produce de forma forzosa, ya que la nueva amenaza mikene sólo pueden asumirla el nuevo Centro y el nuevo Mazinger, Gran Mazinger.
Mientras, unos ignorantes Koji y Shiro, se hacen todas las preguntas, junto a Sayaka y Boss. El profesor Kenzo Kabuto no quiere revelar su identidad a sus hijos para no causarles una impresión tan fuerte. Considerada y temperada decisión que no se adoptó con los seguidores de Mazinger Z, que sí tuvieron que tragarse un fin tan abrupto en un solo episodio...
Porque en el episodio siguiente, ya de la nueva serie, desaparecen por completo los personajes habituales, quedándose solamente un Shiro que no crece y un Boss, Mucha y Nuke que no cambian, como únicos nexos de unión con la finiquitada.


Gran Mazinger por Vector MZ-Daniel Dugarte
Gran Mazinger es la única secuela directa de Mazinger Z, la continuidad de los héroes mecánicos por superación, es decir, con la creación de una nueva serie y no con la transformación de la inicial que podría haberse hecho (al estilo de las que superan etapas con los mismos personajes en evolución, como por ejemplo Getter robot en sus sucesivas transformaciones o como Dragon Ball, de Akira Toriyama, en los noventa). En cuanto al nuevo Mazinger, se trataba de un robot más grande y esbelto, más poderoso, cuya imagen se diría que surgiera de que se hubiera mojado un dibujo a lápiz de Mazinger Z, y al intentar limpiarlo se hubieran agudizado todos los ángulos del robot luchador...

¿Por qué no continuó un renovado Mazinger Z contra los mikene, si era ya un mito consagrado? La falta del éxito esperado en la última etapa de la serie podría ser la respuesta, el agotamiento de las historias pudo influir en la decisión , así como el atractivo reto creativo que supone dar lugar a un nuevo universo animado, y dibujado en viñetas, puesto que también tuvo su propio manga, más elaborado que el que precedió a la serie Mazinger Z.

Gran Mazinger fue una serie más adulta y más desarrollada en la presentación y evolución de los personajes. 
Sin calificarla del todo como una serie oscura, Gran Mazinger, tiene un halo dramático, una carga tensional mucho más fuerte que Mazinger Z, dónde solo se percibe algo así en determinados momentos de los episodios, o en episodios concretos. Era ya un drama el hecho de que Shiro conviviera con su padre, sin saber que lo era, durante buena parte de la nueva serie. Si a eso le unimos el hecho de que el nuevo piloto, Tetsuya Tsurugi, el muchacho adoptado por Kenzo Kabuto, está lleno de traumas psicológicos que transforman su tristeza en una suerte de arrogancia -mucho más intensa y antipática que la que pudiera tener el machista Koji- y la piloto femenina, Jun Ono -una mulata asiática-, que aunque lleva mejor los traumas infantiles que Tsurugi, también tiene sus momentos. El frío ciborg Kenzo Kabuto completa un planteamiento de convivencia menos amable que el que se dio en el Centro de Investigaciones Fotoatómicas.
Dibujo de Juji Mine- Project MZ
La serie es, en general, más dura y psicológica que su predecesora y, como digo, menos amable. Desde el descubrimiento del robot Mazinger Z en el sótano de su abuelo por parte de aquellos niños, la escena de Mazinger Z se hace más suave y cómplice con su audiencia. La convivencia en el Instituto Fotoatómico nunca se hace tan densa -a pesar de lo técnologico y de los continuos ataques que sufren- y la lucha contra el enemigo la libra en realidad una pandilla de críos y adolescentes, que no dejan de ir al colegio o al instituto, ni de hacer su vida de niños o muchachos, por mucho que tengan delante un desafío tan grande. En esto, Mazinger Z encuentra la complicidad con el espectador inmediatamente, pues es un mundo de niños jugando a los robots invencibles, un sueño de juego que los espectadores disfrutan hasta lo indecible...

 La nueva serie es la hermana adolescente de la serie clásica, más dirigida a los niños. A esos niños que habían crecido viendo durante dos años Mazinger Z y que ya se acercaban o entraban en la pubertad o más allá.
Los enemigos son muchos -Las 7 huestes de Mikene- y el General de las tinieblas en Gran Mazinger...
A la nueva serie le costó arrancar, más allá de las resistencias a la novedad comunes en cualquier cambio y del poso de trizteza y decepción que dejó al final Mazinger Z, y no fue hasta más allá de la mitad de sus 56 episodios cuando los guiones consiguieron mejorar la acción. Pese a ello, no llegó a calar tan hondo como la primera. Tuvieron que regresar los añorados personajes al final, empezando por Sayaka Yumi y su padre y después el propio Koji, pilotando un renovado Mazinger Z -que tiene un papel decisivo en la derrota de los siete ejércitos mikene- para levantar la nueva producción al tiempo que esta finalizaba, como la vida de Kenzo Kabuto, que esta vez moría para siempre...
Gran Mazinger, en un bonito trabajo de Daniel Dugarte


GRENDIZER


Dibujo de Juji Mine- Project MZ


Si la solución de continuidad entre Mazinger Z y Gran Mazinger es abrupta y directa, esta ni siquiera existe en la considerada como tercera parte de una trilogía: Grendizer.
El interés por los platillos volantes, los extraterrestres y por otros mundos del espacio exterior que se había iniciado a finales de los años sesenta (en el cine desde finales de los cincuenta), para estallar en todo su esplendor en la explosión creativa de los setenta y primeros ochenta, dio lugar a la nueva serie, que no tiene más vínculo con las anteriores que la presencia de un Koji ejerciendo de personaje secundario, mero gancho apenas explicado, para establecer un hilo de continuidad. Un hilo muy fino.

Dibujo de Juji Mine- Project MZ

No olvidemos que en la difusión de las series de robots en Europa en 1978, tan solo España adquirió la serie inicial, mientras otros -Francia e Italia- decidieron empezar por el final, lanzando al aire esta serie, interviniéndola en varios aspectos, como en el nombre que le dieron a algunos personajes y a la propia serie, rebautizada como Goldorak o Goldrake, respectivamente. La serie gozó de una gran aceptación, y esos dos países experimentaron el primer mecha en Grendizer, que dio lugar a un fenómeno análogo al éxito de su antecesora en España.

El enemigo procede del planeta Vega, del que huye el nuevo piloto Duke Fleed, Daisuke Umon en su vida en la Tierra, con un robot extraterrestre que recuerda a Mazinger, pero no se le parece. . . 
Se llama Umon porque es adoptado por el director del ¿cómo no? instituto tecnológico de turno, Genzo -o Gennosuke, en algunas versiones ( mira por dónde, como Yumi)- Umon. Y a propósito de parecidos y ganchos... el antecedente directo de la serie es una película corta, estrenada el mismo año que esta serie, 1975, Uchu Enban Daisensõ, que planteó los elementos principales de esta serie, las trazas del núcleo de la historia, surgidos de la imaginación de Go Nagai y sus colaboradores... y fueron luego transformados con un único propósito: acercarla -aunque fuera lejanamente- al universo Mazinger.
Uchu Enban Daisensõ de 1975, antecedente directo de Grendizer


 El puntal principal de ese deseado acercamiento es la presencia de un Koji Kabuto rediseñado, que pasa de haber ido a estudiar los platillos volantes a pilotar uno. La visita puntual de Boss ( que aparece así en las tres series) es una expresión más de esa voluntad deliberada de unión con las series Mazinger, en una forzada trilogía, aunque en este caso los números cómicos los protagonizará una nutrida nómina de personajes estrambóticos, que harán parecer serios a Mucha y Nuke...

De modo que se cambiaron los algunos nombres, aunque la mayoría no sean alterados (el robot protagonista Gattaiger-Roboizer pasa a llamarse Grendizer, en un evidente juego de palabras con la Z y G, mezcla que recuerda al Zetto y al Guretto (Guretto Majinga- Gran Mazinger), aunque lejanamente, así como su apariencia. 
Dibujo de Juji Mine- Project MZ
El diseño de personajes es redefinido completo y de raíz y de la historia apenas se mantienen los trazos principales: los malos pasan a proceder del imperialista planeta Vega -y no Yaban, como en aquella película- y se prescinde del drama algo cursi que relata el amargo destino de Duke Fleed ( el protagonista), que escapa del planeta Fleed con su robot-platillo-convertible (su apellído es literalmente "huído" en inglés) y la princesa Telonna, que acaba mal...  Esta corta película ( unos 30 minutos) es poco conocida. En Japón se estrenó junto con el mediometraje Gureto Majinga tai Getter robot G ( Gran Mazinger contra Getter robot G), aunque ese doble estreno solo se reeditó en Italia. Más recientemente, se añadió como extra con el nombre La Batalla por el Cosmos, en la edición de las películas de la trilogía Mazinger Z-Gran Mazinger y el propio Grendizer, en dvd y Blu ray.

Grendizer estuvo bien animada y realizada, al menos en la mayor parte de sus 74 episodios, que continúan el género que inaguró Mazinger Z , pero no a Mazinger Z, con la que no tiene nada que ver, aparte de compartir ese género, autor y productora. Se quiso hacer un cambio radical para mantener el mismo esquema: robot héroe en Centro tecnológico , robot femenino y monstruo de la semana. Cambiar para que nada cambie.




GOD MAZINGER
Si en el año 1974 finalizó la serie original de Mazinger Z, y el famoso robot no apareció de nuevo hasta los episodios finales de su secuela Gran Mazinger, y a pesar de que Koji Kabuto se asomara por Grendizer, con solo una punzada de nostalgia en su primera aparición y poco más, se puede decir que Mazinger Z nunca volvió a la pantalla tal como lo conocimos...


Diez años después de la despedida del 74, se anunciaba y comenzaba a emitirse en la pequeña pantalla nipona una serie llamada God Mazinger (Goddo Majinga), también conocida como Majin Densetsu. 
Fue una producción de anime y manga estrenada en 1984, que cuenta con 23 episodios.
El protagonista no es aquí Koji Kabuto sino un joven llamado Yamato Hibino, que por extraños sucesos mágicos retrocede en el tiempo y se traslada a una extraña tierra donde se encuentra con el  ejército de dinosaurios del Imperio Dragonia bajo el mando del Emperador Dorado y su primogénito el príncipe Eldo que, como el Dr. Infierno, intentan dominar el mundo. La reina Aira de Mu, tras una serie de peripecias conoce a Yamato y le pide ayuda. Le conduce al guardián de piedra God Mazinger, una estatua que recuerda mucho a un robot gigante...

 ¿Se había acabado ya la era de los superrobots? ... Pensemos que las producciones animadas también son víctimas de las modas y que todo tiene su recorrido. Si bien el género mecha no se iba a quedar ahí, afortunadamente, hemos de decir que su época de esplendor, su edad de oro, es la que lo vio nacer, es decir, los años 70 del pasado siglo... 
Ahora en los inicios de los 80 era el turno de una temática inspirada en algo parecido a la edad media, más bien a la edad oscura que la precedió, llena de caballeros, castillos, espadas, brujas y magos con sus pócimas mágicas y sus libros de sabiduría. Mientras, en plena crisis de los estudios Disney, sucumbieron a esta nueva moda y estrenaban en 1985 una película poco conocida y alejada su habitual estilo The Black Cauldron, estrenada en español con el nombre de Taron y el caldero mágico, con escaso éxito. No tuvo tan mala suerte la archiconocida producción para televisión Dungeons & Dragons ( Dragones y mazmorras), estrenada en España ese mismo año aunque fue creada en 1983, cuya melodía y canción recordamos todos. Y estos son solo dos ejemplos, en cine y TV, y siempre dentro del ámbito infantil.
He aquí los fragmentos de una escena de God Mazinger:
video

God Mazinger  no salió de Japón, no encontró interés fuera de sus fronteras, a pesar de que la temática estaba en pleno auge. Nagai trabajó intentando extender el ya añejo éxito de su serie más conocida, esta vez para la productora Tokyo Movie Shinsa, sin demasiada fortuna. A pesar de que Yamato Hibino, posee espiritualmente la estatua prodigiosa llamada Mazinger, conduciéndola de modo análogo al de Koji Kabuto ( aunque esta vez de modo no-mecánico), la cosa no era lo mismo y la serie fue absorbida en el gigantesco torrente de producciones del país del sol naciente. No obstante, la serie está considerada como parte de la saga Mazinger, y se recoge como tal en el libro Mazinger Bible, (2002) verdadero catálogo de todo lo Mazinger.



MAZINKAISER

Hubo que esperar al cambio de siglo, en 2001, para que una pequeña serie llamada Mazinkaiser volviera a poner la ya añeja historia de Mazinger y el Instituto fotoatómico contra Ashler e Infierno en la pantalla pequeña... aunque fuera editada directamente para su consumo en vídeo. 
Aquello fue casi una casualidad, y serie Mazinger como tal sólo lo es... en parte. Es así porque Mazinger Z aparece en ella y el Instituto de Energía Fotoatómica y todos sus habitantes habituales, y la clave de la trama es la guerra contra la amenaza de Infierno y Ashler. Pero Mazinger Z sólo aparece en un episodio, para ser sustituido inmediatamente por un nuevo robot de Juzo Kabuto, Mazinkaiser, y, como decía más arriba, la serie se concebió para vídeo, no tuvo más aspiración que la de ser un producto especial,limitado en su difusión, que ha llegadoen ediciones de vídeo  en vídeo a pocos países... justo porque se trata de un pequeño divertimento a siete (ovas) y no una serie de televisión. No obstante, el éxito y el boca-oreja entre los fans de Mazinger, hizo que Mazinkaiser traspasase su mercado inicial, y llegara a distribuirse por el mundo (en Europa desde la licencia italiana) gracias a haber encajado en el gusto de los fans que la disfrutaron especialmente.




Mazinkaiser (Majinkaiza) fue inicialmente diseñado para la serie de videojuegos Super Robot Wars ((Banpresto ) para Sega Saturn y Sony PlayStation. Y el nuevo Mazinger tuvo tanto éxito que Go Nagai decidió crear una nueva serie animada, producida en ese año 2001. Si God Mazinger se aleja de la trama original y sólo introduce unos cuantos elementos que la recuerdan vagamente en un universo mítico de fantasía heroica, Mazinkaiser es mucho más cercano a la historia original. Y digo bien original, porque se acerca mucho más a la creación en viñetas de Nagai, ancesora y germen de la serie clásica de Toei.


El robot Mazinkaiser era tan poderoso, que Juzo Kabuto lo escondió en un hangar secreto hasta el momento oportuno. Y ese momento llegó cuando Mazinger Z es vencido y secuestrado por Ashler y el Gran Mazinger -que coexiste aquí como miembro de un ejército de robots del Instituto Fotoatómico- es igualmente derrotado. De forma casi fortuita, Koji Kabuto encuentra este robot, que de alguna manera le posee ( de un modo cercano al que God Mazinger posee a Yamato, pero esta vez con base tecnológica y no mágica), y que tiene un poder inmenso, casi incontrolable. Una vez dominado ese enorme poder, se viven unos cuantos episodios inspirados en el manga del autor, de manera que se reescribe la historia.

Esta serie se puede considerar el antecedente más directo de Shin Mazinger, tanto por su recurrencia al manga original de Nagai, como por el diseño de personajes y el tratamiento general de la historia. Fue más bien una mini-serie, pero aún así, es la primera vuelta del robot a la pequeña pantalla en 29 años, aunque necesitase de una adquisición previa y no fuera emitida en un primer momento por un canal de televisión.
Mazinkaiser, según trabajo de Daniel Dugarte- Vector MZ




LOS UNIVERSOS MAZINGER

Gran Mazinger -siendo la secuela de Mazinger Z- y Grendizer  se pueden considerar evoluciones del mito Mazinger y /o del género mecha. ¿Quiere esto decir que la serie, el real y primigenio universo Mazinger Z tal como lo conocimos, se quedó en sus 92 episodios?
La vuelta del famoso robot , como serie-universo,  sólo se dio en Mazinkaiser, con matices, y en Shin Mazinger Z. Los matices de la primera provienen del hecho de que le hizo al robot luchador lo mismo que Gran Mazinger: sustituirle enseguida. Pero pilotado por Koji, con los demás personajes de la serie clásica alrededor. Al igual que el nuevo reboot o renacimiento Shin Mazinger, que restaura a su manera el universo mazinger.
Sea en los personajes o en las máquinas esta sección pretende ser un acercamiento a los cambios en ese universo que pueden ser considerados sus transformaciones, en forma de galería de imágenes, de la mayoría de las mutaciones de los habitantes del Centro al pie del Fuji y de sus enemigos también.



EL MUNDO MAZINGER EN MAZINKAISER

Como ya se ha dicho, los elementos de la creación de Nagai y su inmediata consecuencia animada en la serie de 92 episodios, sólo aparecieron más allá de ella por superación, que es una forma de evolución, pero sólo en cierto grado. Gran Mazinger supuso la sustitución del mundo que habíamos conocido, por otro con elementos propios, aunque sea el más cercano al original por proximidad. Grendizer apenas mantenía un débil hilo en la presencia de un Koji Kabuto redibujado. En God Mazinger nada hay ya de ese conjunto de personajes, ni siquiera hay un robot.
De modo que el universo propio no evoluciona sino que se supera, se va más allá de él y se le deja atrás. Y eso sólo en lo que se refiere a series de animación, porque los mangas como Z Mazinger o las versiones americanas como Mazin Warrior no hacen sino confirmar el hecho de que esas mutaciones no son propiamente una evolución de la creación original, aunque sí del género.
Pero las creaciones cuya originalidad transciende y se mantienen en el tiempo, constituyendo lo que llamamos un “mito”, se incluyen en esa categoría que llamamos “clásico”. Ejercen una fuerza, una tensión hacía la necesidad de re-creación, de renacimiento del mito, emanada de manera sorda por millones de fans, que se manifiesta de tanto en tanto en alguna pregunta directa al creador Nagai en alguna rueda de prensa, en algún lugar del mundo...

Mazinkaiser fue el tímido primer caso, y digo tímido porque surgió de la pervivencia del mito en los videojuegos, o aprovechándose de ello, aunque no lo necesitase. Pero Mazinkaiser es también un caso sui generis de evolución o transformación por superación. Parece ser que Nagai no estaba muy dispuesto a re-crear la serie de nuevo o bien a imaginar una continuación, de modo que la reaparición de personajes y escenarios fue un divertimento con el que jugar un rato (solo siete episodios y una película), con las transformaciones y re-colocaciones suficientes como para que no se pueda hablar de continuación, sino de caso especial.
El hecho de que el mundo del Instituto Fotoatómico y sus habitantes fueran redibujados con un estilo nuevo -más próximo al manga- no es en sí más que una diferencia lógica (nuevos dibujantes y guionistas), puesto que la diferencia o evolución real viene de la reordenación de los elementos que conocemos de ese universo. ¿Ha sido por esa proximidad al manga?...  Sí, porque con esta serie se retoma el manga del que se alejó TOEI y eso tiene su impronta en las tramas y en el diseño de personajes. Pero no es sólo por eso. Se trata de un caso especial y aislado, un nuevo universo que toma elementos del inicial y lo reconstruye de modo distinto. Los personajes y elementos de Mazinger Z y su secuela Gran Mazinger se funden en un sólo universo nuevo, que constituye en sí un juego de sorpresas.

El aliado del Dr. Infierno, el Barón Ashler, ataca por fin con un grupo numeroso de monstruos mecánicos, un verdadero ejército de Ashler, con algunas bestias cercanas a su apariencia original y otras con apariencia y funcionalidades cambiadas. Mazinger Z no es más que un mero gancho inicial, puesto que en muy breve lapso de tiempo se ve derrotado y superado. Y en este caso, Gran Mazinger también. La serie presenta a un nuevo Mazinger , siguiendo el esquema del final de la serie clásica, gracias a la portentosa habilidad de Juzo Kabuto para anticiparse a los hechos futuros y tener siempre una mejor pieza del arsenal a punto, incluso aunque él ya no esté.
De modo que nos encontramos con un Instituto refundado, con una piscina de la que sale un nuevo Mazinger, encontrado de manera parecida a la serie original, en un hangar escondido y secreto: la serie ya está replanteada. A partir de ahí, se trata de vivir las luchas a que da lugar la amenaza de Infierno, tan deseoso de conquistar el mundo como siempre. El Barón Ashler es el comandante de todas las fortalezas (Salude, Ghoul y Bood) y de las tropas de máscaras de hierro, que tienen en Mazinkaiser un rasgo especial, pues son dibujados con rasgos individualizantes, con diferentes fisonomías. Un rasgo que no aparecerá en ninguna serie más.
Del manga original de Shonen Jump se adaptan cosas como la aparición de los monstruos Bamaras Y1 y Bajin B9 mezclados con otros procedentes del anime en el primer ataque, que da inicio a la serie. Crocodiver O1 se adapta aquí refundido con el secuestro de Sayaka en la Salude, lo que modifica totalmente la presencia de esta bestia en el manga, integrándola en otro argumento. Aparecen las trillizas ciborg Gamia Q, buscando el asesinato de Koji Kabuto de forma parecida pero diferente; Kingdan X10, como mero comparsa en uno de los ataques, mezclado también con bestias mecánicas del anime de TOEI; Toros D7 en un nuevo contexto, diferente del que le sitúa junto al anterior en el  triple ataque del manga... Para la película de Mazinkaiser, Mazinkaiser contra el General Negro, otra re-creación de la del 74 de Mazinger Z, se recuperan los miembros de la armada Mazinger: Million alfa, Baion beta y Daion gamma , e incluso la nueva robot, Venus A , pero esta vez pilotada por Jun Ono como en la secuela Gran Mazinger, aprovechando que ésta está integrada en la serie. Un ejemplo impactante de estos injertos del manga es la escena de la ducha de Ashler, de nuevo en un contexto diferente.
Dibujo de Juji Mine- Project MZ


Eso en cuanto al manga. La relación con el anime original se manifiesta por ejemplo en el juego que supone cambiar los ataques de monstruos mecánicos del anime, rediseñados con más o menos cercanía a los originales, y convertirlos en otra cosa, aunque haya algunos que mantengan armas y ataques. Glossam X2 ya no es submarino, al igual que Balanger M2; Jinray S1 es eléctrico pero no supersónico, etc. y otros cambian el armamento o la forma de atacar.
Para resumir, el resultado parece surgir de unir los elementos del manga y anime de Mazinger, darles vueltas en un centrifugado de la lavadora del tiempo y encontrar los cambios aleatorios surgidos. Sólo que no son aleatorios, sino un medido guiño a los elementos, personajes y máquinas, que provenían de los dibujos y sus versiones (animadas o no) del rico universo Mazinger.


EL MUNDO MAZINGER EN SHIN MAZINGER Z

A los contenidos de la nueva serie de Mazinger que supuso Shin Mazinger Shogeki Z Hen nos referiremos aquí brevemente, ya que se desarrollarán en una próxima publicación.
Unos años después del caso especial que constituye Mazinkaiser, y tal vez en parte por el éxito que esta revisión o vuelta de tuerca al universo Mazinger tuvo, se decidió hacer y estrenar esta vez en televisión, un ambicioso producto de la reunión de otras piezas del universo de Go Nagai, convergiendo en el eje central de su creación más famosa.
Y es esa su característica principal: no sólo se re-elaboraría el mundo Mazinger sino que se mezclarían con él elementos de otras creaciones. Eso en sí supone un ejercicio creativo de consecuencias imposibles de adivinar. Al igual que en Mazinkaiser, uno de los ejes principales de la nueva serie fue, como no podía ser de otra manera siendo un producto más libre de Nagai, una ligazón directa con la versión inicial, es decir, el manga. Si unimos a esto una nueva versión de otras versiones del mito -como Z Mazinger- , los desarrollos argumentales de Ken Ishikawa, y los nuevos personajes -que son de otros mundos de Nagai- a los que se da nuevo papel, tenemos Shin Mazinger Z.



Y la “lavadora” se puso de nuevo a girar , mezclando de nuevo bestias mecánicas del manga con otras del anime de TOEI, y esta vez en mayor profusión ya que la serie es más larga. La lista de transformaciones de esas bestias, de guiños enviados al espectador en multitud de apariciones fugaces y secundarias y otras protagonistas, se mezcló a su vez con la re-elaboraciones de los escenarios habituales de la serie, de las relaciones entre los personajes y de las novedades en las que se decidió profundizar.

Del Dr. Infierno, del que no se explica su origen como en el manga de Gosaku Ota, si se incluye una batalla épica en la que tripula el titán Rey del Infierno, que proviene del final del de Nagai en sus extensiones, pero en este caso los hechos y el contexto son similares. Caso aparte constituye el explicado origen del Barón Ashler, rescatado de otros productos de la saga Mazinger  (el publicado en TV Magacine) y utilizado aquí como un eje fundamental de la trama. El personaje aquí es tan colérico e histérico como en el manga y tiene una fuerza sobrehumana. Del Conde Brocken, no sólo se rescata una apariencia más cercana a los dibujos originales, sino que en breves guiños se insinúa un origen parecido al de Ashler, como resultado de operaciones que unen biología y cibernética , cuando vemos su cabeza en un frasco, al constituirse los ejércitos de Infierno. El caso de Pigman es un desarrollo más impactante de sus capacidades para generar visiones mágicas y su apariencia -que contiene a la habitual, la de la serie original -es una de las que ha tenido el universo Nagai (proviene de Violence Jack). Este juego de contenedores es un ejemplo de las reinvenciones y reciclados de este universo Z.
Pero como hemos visto en el capítulo anterior, lo importante en la última serie de Mazinger fue la decisión de darle, no sólo un nuevo papel a personajes e inspiraciones de personajes del universo Nagai, sino una importancia decidida. Los casos más llamativos son los de Tsubasa Nishikiori , que de heroína hardcore pasa a ser la madre de Koji y Shiro y el de su hermano Tetsuya Tsurugi, los cinco de Kurogane, el piloto del prototipo de Mazinger Z, cuando aún no tenía ese nombre, pasando por las retorcidas circunstancias de Kenzo Kabuto, ciborg-padre de Koji y Shiro, que aquí es mucho más misterioso que en su resurrección en Gran Mazinger...



                                                           ***************
Para concluir decir que no hay evolución pura en el universo Mazinger, sino re-elaboración de las partes o componentes de su universo, unas veces con mayor amplitud (como en Shin Mazinger Z) otras de manera más concentrada ( como en Mazinkaiser o Gran Mazinger) . Esa idea queda demostrada en los diversos avatares que los elementos de la saga han sufrido a lo largo de los 37 años que distan del manga original y el anime de TOEI y el estreno de Shin Mazinger. Y esas re-elaboraciones sientan de nuevo elementos en el universo creativo al que pertenecen, de modo que la complicación ha ido, y puede ir, in crescendo.
El género mecha muta, evoluciona, y el resultado son las series nuevas que constituyen la llamada trilogía clásica Mazinger Z-Gran Mazinger-Grendizer. Son del mismo género y época -los 70-, del mismo autor y colaboradores o desarrolladores , por lo cúal son evoluciones del mito o creación “Mazinger”, por lo que aquí valdría lo que Tetsuya Tsurugi contesta a Koji Kabuto en el episodio final de Mazinkaiser, cuando este último le pregunta si Gran Mazinger podrá él solo contra un escuadrón de bestias aéreas: “Soy tan Mazinger como tú”.
Tan Mazinger es uno como otro, sí, y podemos decir que evoluciona el género, el concepto robot luchador, pero no propiamente la serie, hasta que se re-creó en sus transformaciones Mazinkaiser y Shin Mazinger.


PERSONAJES Y MÁQUINAS EN LAS TRES SERIES

Para finalizar, ofrezco aquí una galería de transformaciones de los universos de las series mazinger, entendiendo, ojo,  NO la "trilogía" original, sino la serie clásica, Mazinkaiser y Shin Mazinger, verdaderas series sobre Mazinger Z, las dos últimas en diferente grado de transfomación.
 Alguna asociación puede resultar discutible para alguien, pero se trata de ver las evoluciones de personajes y máquinas tal cual e inspirado en, de modo que la asociación es más amplia.
La base para esas transformaciones pasa también por un llamativo recurso, el uso de los personajes, sobretodo de las máquinas, en nuevo contexto visual y hasta con nuevos usos, en un fenómeno de recreación que he llamado aquí reciclaje : cuando viejos conocidos robóticos, los monstruos mecánicos, vuelven a aparecer en ese nuevo contexto, con la apariencia algo o muy cambiada, con nuevas armas o funcionalidades y hasta en un medio físico diferente ( uno aéreo ahora en el mar, uno terrestre volando) el mito Mazinger se reinventa a si mismo y juega con sus elementos. Veremos ejemplos de estas operaciones, pero hay que decir que no son privativas de las nuevas series Mazinger, puesto que ya encontramos antecedentes de ello ¡en la propia serie clásica original!, concretamente en el segundo opening de la misma, que apareció a partir del episodio 40 y que no vimos en la España de 1978, cuando robots de episodios pasados reaparecen en esta apertura, en medios diferentes, a bordo de fortalezas que en su episodio aún no existían o enfrentándose a un Mazinger alado que tampoco existía cuando se enfrentó originalmente a ellos...
Abdora U6, ahora surgiendo del agua


Brutus M3, Baras K9 (ahora en tierra) y Balcan P5



Vemos a Brighton J2, a Chigul E7y a Spartan K5  ¡sobre la Bood! .Kingdan K10 es vencido, ¡con el scrander!
Unos cuantos robots aéreos...¡con Gaia Q5! que ahora vuela...
Glossam X2 y Belgas V5 submarinos sí... pero el aéreo Gelbros J3 aparece en las profundidades submarinas también...

Personajes

JUZO KABUTO
El personaje de la serie clásica dista mucho de sus dos representaciones posteriores, cercanas al manga. En el anime de 1972, Kabuto se convierte en un serio y prudente profesor, que se retira para poder ultimar su gran obra y así poder oponerse al Dr. Infierno, con el que participó en los descubrimientos de Bardos. Muere en la voladura de su casa, ordenada por su antiguo colega, pero dejando su legado a Koji. En el manga que le vio nacer, ese legado no tiene relación con los planes de Infierno, que comienzan en el momento en que muere en un terremoto. En las dos  nuevas apariciones en Mazinkaiser y Shin Mazinger Z, vuelve a tener la apariencia de científico loco, feo y tuerto,  con aspavientos de viejo loco y, si no fuera por que en la primera sólo es un holograma, que avisa a su nieto de su nueva responsabilidad, sería el abuelo que convive con sus nietos, el alocado y  humorístico viejo que de hecho es en Shin Mazinger Z, más cercano al manga en muchos aspectos, menos en las circunstancias de su muerte: en pleno primer combate, en el que fallece como un héroe de la guerra que acaba de comenzar, dejando tras de sí una intrincada trama de secretos y mentiras en la azarosa historia de la familia Kabuto.


KOJI KABUTO
El nieto mayor del insigne profesor Kabuto, ve transformada su existencia de estudiante de instituto cuando se encuentra casi sin darse cuenta a los mandos del robot gigante. Koji es el representante clásico del protagonista shonen, valeroso, fuerte y en su caso, impulsivo e imprudente. Esas características las mantiene en los tres animes, con sutiles variaciones que no alteran los principales rasgos de su personalidad. Pero es en la serie clásica donde se convierte en un superhéroe, capaz de tumbar él solito a un escuadrón de máscaras de hierro. El anime convirtió a Koji en un héroe mucho más duro e invencible que el personaje del manga. En Mazinkaiser es parecido, pero su carácter es menos serio, pues se recuperan las trazas humorísticas del manga. Ese carácter se suaviza, cosa que se evidencia en su relación con Sayaka, por la que siente algo no explicitado, y a la que teme en sus estallidos de furia. Nada que ver con la machista e histérica relación del anime original. En Shin Mazinger Z pasa por la arrogancia y suficiencia del personaje, impaciente y colérico, que se siente todopoderoso e invencible, pero se redime cuando pide disculpas y acepta el valor del trabajo en equipo y la prudencia. Más reflexivo y algo más frío, su fuerte personalidad se va disipando en la abrumadora cantidad de acontecimientos.

GENNOSUKE YUMI
Personaje secundario en el manga, su paso al anime supuso convertirle en uno de los principales. La retirada del Dr. Kabuto le coloca al frente del Instituto Fotoatómico, y una vez iniciada la acción es el contrapeso prudente y responsable del nieto del viejo profesor. Es el papel de la ciencia, más frío y desapasionado como corresponde a un hombre cerebral con tal sentido de la responsabilidad, que casi le cuesta la vida o el puesto en varias ocasiones. En Mazinkaiser esos rasgos se acentúan, y el personaje pasa a tener un rictus serio y de ceño fruncido de manera permanente, y sólo se permite expresiones y aspavientos... cuando no era él, al haber sido suplantado por Ashler. Aunque aparece aquí y allá intentando averiguar la cadencia de los acontecimientos, en Shin Mazinger Z, Yumi regresa a un papel secundario, unido  al de su Centro de Investigaciones, que se desplaza como centro de la acción. Permanece casi como mero espectador hasta que al final de la serie, colabora activamente en los planes -secretos, como no- de convertir el Instituto en un arma fotoatómica, la Fortaleza de la Ciencia, aunque sigue asombrándose por hechos que escapan a su control.


SAYAKA YUMI
En la hija del director del Instituto podemos observar unos cambios considerables. En el anime original, Sayaka es una muchacha de armas tomar, buena y prudente pero colérica y defensora de su posición y sus derechos como nadie. Es otro de los contrapuntos a la forma de combatir de Koji Kabuto, al que desde el inicio ayuda y por el que se sacrifica constantemente. Siente por él una atracción inconfesable, salvo en momentos extremos, y sufre que la maltrate y desprecie a lo largo de toda la serie, porque él prefiere un tipo de mujer más hogareña y sumisa, y no corresponde a sus sentimientos. Sigue siendo esa mujer fuerte y de carácter en Mazinkaiser, pero esta vez se encuentra frente a un Koji atemorizado ante sus furibundas reacciones. Aparece su faceta erótica al ser la primera adaptación inspirada en el manga. La tercera transformación en Shin Mazinger Z la convierte en una chica con iniciativa en el combate pero independiente, menos cercana a los Kabuto, en el mismo segundo plano que el Instituto Fotoatómico. Se une a la armada Mazinger en su correctivo de prudencia a Koji, pero su relación con éste es más tímida y distante, con sólo un momento de confesiones íntimas y un choque erótico en los baños de Atami.





SHIRO KABUTO
Con el pequeño de los Kabuto pasa igual que con su abuelo: encontramos un personaje muy diferente en la serie de los setenta en relación a sus “reencarnaciones” posteriores. En el anime original Shiro es un niño y se comporta como tal, de manera inocente y dependiente de su hermano mayor. En algún caso tiene alguna rabieta y se rebela contra él, pero es un niño que le admira. Las dos versiones de él que hay en Mazinkaiser y Shin Mazinger Z dibujan a un niño más avispado y despierto, capaz de ser irónico y de entender dobles sentidos. Sobretodo en la cuestiones eróticas, para las que se muestra incluso precoz, al servicio de la comicidad. En el único caso en que se comporta de manera similar es en el affaire Lorelei, aunque en el caso de Shin Mazinger Z, su dosis de trauma sea mayor.


BOSS, MUCHA Y NUKE
El gordo Boss tiene un punto en común en la serie original y en su reboot de 2009: es un gamberro que quiere ser el jefe, el popular y el admirado. Pero claro, se le cruza Koji Kabuto con su moto y la rivalidad y la envidia se le transforman rápido en agresividad, jaleado por sus dos comparsas, siempre a su ancha sombra. Lo primero que hace es golpear a Koji, pero aquel acaba venciéndole de forma humillante y como no puedes con el enemigo, pues te unes a él y le limpias la casa, a ver si así le hace caso su amor imposible, Sayaka...En Shin Mazinger Z es un pandillero, que quiere ganar el liderato a base de ser el más fuerte, con lo que se refuerzan las tendencias gamberras de un personaje que en la serie de los setenta acaba siendo el bonachón contrapunto cómico del héroe, aunque en la última producción persistan sus intentos de superar a  Koji hasta el final, y no esté tan clara la amistad con él. Sus escuchimizados secuaces se mantienen en su servidumbre en todo caso, y aunque dominen alguna técnica de combate en la última producción, no dejan sus sonrisillas maliciosas o sus lloriqueos, según los casos. De ellos si ha logrado Boss ser el jefe.
En Mazinkaiser lo encontramos ya integrado al grupo, de la misma ridícula forma. Son antológicas las escenas que muestran sus intentos de ligar con las Gamias en “japanglish” para acabar desnudo y colgando de un acantilado o con su gran trasero estampado en la cara de un máscara de hierro, en el rescate de Sayaka en la Salude, por citar solo dos.


PROFESORES
Mori Mori, Sewashi y Nossori , más conocidos como los tres profesores, tienen un papel destacado en el anime original, protagonismo que no tuvieron en su nacimiento en el manga. En las tres producciones del estricto universo Mazinger, se cambian sus apariencias y Sewashi pierde su barba en Mazinkaiser , a costa de ganar pelo en un gran bigote, que a su vez pierde Nossori, por dar unos ejemplos del rediseño de los personajes. En cuanto a Mori Mori, pierde la vida en la película de Mazinkaiser contra el General Negro, asumiendo el mismo destino que en la serie antigua.
En las dos primeras series mantienen de manera similar su papel de científicos de guardia, siempre dispuestos, con el mismo matiz cómico que siempre, pese a esos cambios de apariencia. El real cambio lo notamos en Shin Mazinger Z, donde se relacionan más con la misteriosa Tsubasa -que les encarga el mismísimo Jet Scrander-, que con el personal del Instituto. Se explicita más su papel cómico siendo unos viejos verdes, en la escena donde intentan tomar a toda costa las “medidas” a Sayaka, para construir una Venus A que ya estaba construida– situación transplantada del manga-, o en sus escapadas lúdicas a la mansión Kurogane, para emborracharse y linsonjear a Kikunosuke.

TETSUYA TSURUGI
Con el piloto de Gran Mazinger podemos hacer la comparación de manera cronológica. Desde su súbita y misteriosa aparición en último capítulo de la serie original (y -por extensión- en su presentación como huérfano-entrenado-como-piloto-especialista por Kenzo Kabuto en la serie-secuela), Tsurugi es un personaje sujeto a grandes cambios.
El malhumorado y antipático piloto del nuevo Mazinger es en Mazinkaiser un colaborador miembro del Instituto Fotoatómico, uno más del equipo, en el que su compañera Jun está a los mandos del control. Son ellos los que se marchan en esta serie, como lo hicieron Koji y Sayaka en la original, para reaparecer en el momento más oportuno posible. Finalmente, de nuevo misteriosamente, reaparece en la isla de Bardos, en varios de los numerosos flashback de Shin Mazinger Z, como un colaborador cercano a Kenzo, y es el piloto del prototipo del robot de los Kabuto. Muere para facilitar la huída a sus compañeros y reaparece como fantasma del subconsciente de Tsubasa, manipulado por Pigman, para descubrirse luego que era su hermano secreto. Pero su ligazón con Kenzo sobrevive a su supuesta muerte y... reaparece -otra vez- al final, entre sombras. Su torturada psicología queda para el origen del personaje, que se integra luego en una armada Mazinger dispuesta a luchar sin ninguna rivalidad o ser siempre la clave de continuidad del universo Mazinger.



DR. INFIERNO
Al margen de los cambios en el diseño del personaje, el malvado científico loco es uno de los que menos cambia en las tres series. Mantiene un convencimiento muy fuerte de que tiene los recursos para conseguir la conquista del mundo. En la serie clásica, delega desde el primer momento en su lugarteniente el lugar en primera línea de batalla, y va cambiando de mano derecha tras las sucesivas derrotas. Ese rasgo de todos los dictadores absolutos que es mantenerse a distancia del fragor de la batalla se mantiene en Mazinkaiser, hasta que le falla Ashler, y envía a combatir las bestias de mikene que encontró el el momento preciso. En Shin Mazinger , sus desafíos a Juzo Kabuto y Tsubasa Nishikiori los realiza vía holograma, aunque no rehuye la lucha directa a los mandos del Rey del Infierno, pero sólo cuando esa es su última carta. Por lo demás, huye siempre, puesto que mientras él viva , se mantendrá su obsesiva esperanza de superar a Alejandro Magno o Napoleón. Cuando cae la isla del Infierno, en la serie clásica o cuando pierde el robot al que se fusiona Ashler en Mazinkaiser, intenta la huida sin éxito, y solo con su fin muere su gran convencimiento.


BARON ASHLER
Cuando el doble personaje nació en el manga, su carácter se dibujó como histérico y colérico, de una gran energía y fuerza de voluntad, al servicio de su señor. Las muecas exageradas se rescataron en Mazinkaiser y sobretodo en Shin Mazinger Z, al provenir del manga su inspiración creativa. En la serie de 1972, los rasgos de esa fuerte personalidad son esos mismos, pero se realizan de otro modo, moderándose hasta cierto punto el ímpetu del extraño personaje. Pero en la última producción el papel y el protagonismo del lugarteniente de Infierno se disparan y desde el principio se muestran las emociones extremas del torturado ser de dos mitades, engañado sobre su origen, apesadumbrado por ser un engendro de un pasado glorioso, reducido a monstruo al servicio de un nuevo señor. Cuando descubre que este le engañó, aunque no seamos testigos de la furia del drama, es capaz de ejecutar la gran venganza. Quedó superado así el papel del devotísimo Ashler del anime original y de Mazinkaiser, puesto que el sacrificio que al final realizó en todas las series, cambia su origen y motivación.


MÁSCARAS DE HIERRO/ CRUZADOS
En los libros de la Editorial Junior,  en los seis volúmenes, en la presentación de personajes se habla de los Máscaras de Hierro como “esbirros del Barón Ashler, esclavos del Dr. Infierno”. La definición me parece acertada para estos miembros de la tropa del Imperio Subterráneo que no se explica de donde proceden. Podemos verles por dentro en cuanto en espía Riko o el falso Dr. Smith se quitan su falso rostro-máscara y descubrimos un ser biónico, más mecánico que otra cosa, con las pupilas hiperdilatadas y el cerebro al aire, conectado directamente a las máquinas (con razón no se quitaban nunca la máscara). Es pensable que la tropa de los máscaras  de hierro fueran humanos “reclutados” a la fuerza y convertidos en seres bio-mecánicos al servicio absoluto de la causa de Infierno. En la serie clásica desempeñan un papel pasivo, siempre a las órdenes del Barón y pagando toda clase de platos rotos, como las palizas que les propina Koji Kabuto o en su condición de mártires en las batallas.
En Mazinkaiser recuperan -como todos los personajes- su apariencia del manga , en la que pierden su falda de cuero y sus altas botas  -apariencia que pretendía recordar a guerreros griegos antiguos-y tienen un papel parecido en la mini-serie, apareciendo en todos los actos de los planes que llevan a cabo sus señores, pero con un rasgo especial: se presentan con rasgos individuales que les dan personalidad propia (diversos cortes de cara, perillas, barbas, más delgados o corpulentos...) dejando de ser la tropa idéntica de la serie clásica. En Shin Mazinger  vuelven a ser idénticos e indiferenciados y aún con menos papel que en la serie del 72. Lo mismo ocurre con la tropa de los Cruzados de Hierro, que no aparece en Mazinkaiser, y aquí recupera el aspecto del manga, uniformes en su apariencia, formando parte de una tropa homogénea.


CONDE BROCKEN/ VIZCONDE PIGMAN
Desaparecidos de la mini-serie Mazinkaiser, que se queda con los enemigos básicos del universo Mazinger Z, se incluyen en Shin Mazinger con una renovada apariencia, sobretodo Pigman. El Conde de cabeza flotante, rival permanente en la serie clásica del Barón Ashler, tiene un papel similar en la ultima producción, aunque su rivalidad es más bien una distante e independiente relación con el Barón a quién puede tratar de hundir en el fondo del mar junto con su fortaleza Salude o colaborar con él en los enrevesados planes secretos que concibe la estrategia de Infierno. Para Pigman se ha reservado un papel más desarrollado que en su breve aparición de la serie original. Aprovechando su origen de hechicero africano se desarrollan sus poderes místicos y se le da la apariencia de otro negro del universo Nagai : Jim Mazinger, procedente de la galaxia de matones de Violence Jack, pero poniéndole un elegante traje de mafioso. Esa apariencia guarda en su interior al pigmeo coletudo y saltarín de la serie original, en el juego de composición de muñecas rusas que tanto le gusta a Nagai. En esta serie es mucho más colaborador y solícito con el Dr. Infierno y no  el díscolo monstruo que va por libre de la serie de los setenta, que quería hacer la guerra él solo.


DUQUE GORGON
Como hemos dicho, este ser híbrido es la clave de unión entre el origen de la historia y su continuación más allá de los elementos iniciales con los que se planteó. El arrogante Gorgon , depositario en avanzada de un poder oculto durante siglos, es el destinado  a sustituir el convencimiento de Infierno de la búsqueda del poder total.
En la serie de los setenta, el Duque Gorgon es el altivo y desconfiado representante de la civilización mikene, que da oportunidad al Dr. Infierno a conseguir la conquista del mundo para compartirla con su raza. En las sucesivas operaciones de los colaboradores de Infierno, Gorgon los humilla una y otra vez, les golpea y les da órdenes terminantes. Mantiene su posición de mando hasta la derrota final de su concesionario, al que abandona en el último momento. En Mazinkaiser le vemos aparecer en la película, con la misión de acabar con Koji Kabuto y asegurar el dominio de su raza. Resulta un terrible monstruo muy difícil de vencer, un asesino cruel. Su papel en Shin Mazinger Z es mucho más amplio. Su carácter sanguinario le llama a aniquilar a los humanos en contra de Zeus, su señor, y se convierte en un traidor conspirando a favor de Hades, un señor más acorde con sus convencimientos de dominio total. Sin acuerdo ni concesión alguna con el Dr. Infierno, a diferencia de la serie clásica, es aquí igualmente la clave para el retorno de su raza.





Máquinas

MAZINGER Z
El robot protagonista que todos conocimos en el anime, dejando de lado todas las variaciones de diseño expuestas en este blog en GO NAGAI ¿PADRE DE MAZINGER Z?, es en sí el resultado de una elección de los productores en la TOEI, en la que se escogió para la pantalla la apariencia que el robot luchador tiene en el segundo tomo del manga original, concretamente en el capítulo seis, que se alterna con la inicial el resto de la obra. Los conocidos rasgos que cambian son la nariz, que se hace exenta, el remate en pico de los paneles pectorales y la supresión del saliente en el centro del tórax, aparte del color oscuro de puños y piernas. Cuando Mazinger Z vuelve a animarse en Mazinkaiser y Shin Mazinger Z se retoma la apariencia inicial que se descartó, sobretodo en la primera, ya que en la segunda se opta por una solución intermedia, manteniendo la nariz exenta. En ambos casos y por razones diferentes, en estas dos series el armamento del robot sigue siendo el inicial, es decir, los rayos de foto-visión o láser, el huracán corrosivo, el “fuego de pecho” y los puños-cohete, sin adaptar las sucesivas innovaciones de la larga serie clásica. Eso sí, en Shin Mazinger Z , el robot vuela con un Scrander que le permite convertirse todo él en un puño volante demoledor. ¡Ah! y se ha colado un intruso...





AFRODITA A
Con el bello robot sucede algo análogo en relación con sus dibujos en el manga. En el mismo cap. 6  del manga original el diseño cambia , se estiliza y se dibuja bicolor. Más adelante, sobretodo en le capitulo 12, el de la lucha contra el arquero Gokun Q5, se detalla más esa apariencia alternativa, escogida para la animación.
Al redibujarla para las nuevas series, se vuelve al diseño inicial de Nagai, es decir, la Afrodita A “cabezona”, pero de dos maneras diferentes: la de Mazinkaiser, igual que Mazinger Z, más cerca de ese diseño original, y la de Shin Mazinger Z , una solución de compromiso entre la que conocimos y ese diseño primigenio, con los ojos iluminados, y en verde... Eso sí , las dos lucen su pequeño “colgante” del cuello. Sus únicas armas, los misiles pectorales, son mantenidas en las tres series de la evolución.


GRAN MAZINGER
Presente en el cap. final de la serie clásica, el diseño de Keisuke Morishita (responsable del diseño de personajes de la secuela), es la transposición del nuevo superrobot a la pantalla en el estilo de este animador.
En Mazinkaiser , el Gran Mazinger está integrado en lo que podríamos llamar la armada del Instituto Fotoatómico, de manera que combate junto a Mazinger Z desde un principio. En este caso el diseño vuelve a acercarse al manga y el robot tiene miembros estilizados y un gran boomerang que sobresale agudamente de su pecho. El casco es más abierto y ancho. En Shin Mazinger sólo se insinúan la forma de la cabeza, que presumiblemente sería, de realizarse la nueva serie, un punto medio entre su serie y las agudas formas del manga. El armamento no sufre variaciones en Mazinkaiser, salvo obviar las innovaciones de su serie propia, que, al fin y al cabo, usó pocas veces.
BOSS BOROT
Cuando, en la primera serie animada, al gordo Boss se le mete en la cabeza tener un robot propio, éste se realiza con chatarra y con la connivencia forzada de los tres profesores. Haber podido hacer el robot con los materiales de que disponían, los elevó a genios de la cibernética. En la mini-serie del nuevo milenio, Mazinkaiser, y como pasa con Gran Mazinger, el robot de Boss o Boss Borot, está ya integrado en las fuerzas del Instituto Fotoatómico, en un plano algo diferente, eso sí. Le vemos como robot de reparaciones, trabajando tras los destrozos que la aparición de Mazinkaiser causó. Pero duerme en el hangar de Afrodita A...En Shin Mazinger Z es también un robot obrero, de trabajo, el oficial mecánico de mantenimiento. Eso sí, con una capa de pintura de llamativos colores, se une a la lucha. En los dos diseños posteriores a la serie clásica , se asemeja nuevamente al aspecto tosco de robot de la ciencia-ficción antigua que tenía en el manga, y por supuesto a su papel cómico. Son muy imaginativos los recursos con los que se ayuda , como la escafandra de Mazinkaiser, aunque por fuerza menos numerosos que en la serie original, en la que los estrafalarios ingenios-trasto se multiplican.


DOUBLAS M2 Y GARADA K7
Los eternos primeros robots de combate con los que Infierno pensaba conquistar el mundo, pasan a ser parte del ejército de monstruos mecánicos con que Ashler asola las ciudades que atraviesa en Mazinkaiser. Doublas sigue disparando los rayos de la boca de sus dos cabezas y Garada causando estragos con su guadaña. No vemos los misiles lanzados desde sus cuencas oculares como en  la serie original. Ambos diseños han sido simplificados, al estilo de esta serie, sobretodo Doublas. En Shin Mazinger protagonizan el primer ataque, camuflados tras la apariencia de los gigantes Talos, pero Garada usa la fuerza bruta, lanza descargas eléctricas y ata a Mazinger con una cuerda de energía. Los ataques de M2 y su apariencia son más parecidos a los originales. La importancia de este mítico dúo se resalta cuando en las dos nuevas producciones reaparecen, combinados en una sola bestia.


KINGDAN X10
En la serie clásica este monstruo mecánico trataba de volver loco a Koji, multiplicándose y rodeando a Mazinger Z, al que no se enfrenta directamente hasta que logra agotarlo, usando entonces sus rayos eléctricos a través de su espada, con la que casi atraviesa la cabina del pilder. En Mazinkaiser pasa a ser un mero comparsa de su comando de ataque, y se limita a sujetar a Afrodita A cuando es retenida para extorsionar a Koji. En Shin Mazinger hace algo más con el robot femenino, ya que lo vence y captura para realizar la misma extorsión, pero él solo. Kingdam forma parte del triple ataque que aparece en el manga y es también es recuperado en la última serie de Mazinger Z. Con un juego de colores cambiados o suavizados, el X10 recupera al final  su poderoso primer papel, aunque lo veamos inerte e inofensivo en la Salude, antes de ser destruido junto con la fortaleza submarina.


ABDORA U6. En la serie del 72 , no se mueve de su pedestal de falsa estatua y su ataque principal son los rayos incendiarios que lanza desde las aberturas oculares. En Mazinkaiser realiza idéntica acción, pintado con un juego de colores diferente, aunque esta vez camina y corre por el suelo. En Shin Mazinger es un boxeador, una bestia cuya principal arma es la fuerza bruta, dispensando tremendos puñetazos al héroe mecánico y del camuflado plan de la serie original, solo quedan los colores de camuflaje de su apariencia en la penúltima batalla de esta última serie.


GLOSSAM X2. En la serie original, Glossam representa el primer monstruo mecánico creado para la destrucción submarina, que corta en dos los barcos que navegan por la zona, teniendo también la capacidad de ser torpedero. En Mazinkaiser tiene una apariencia muy parecida, pero aquí corre embistiendo edificios por las asoladas calles de la ciudad, atacada por el grupo de brutos del que es parte. Por fin, en Shin Mazinger, vuelve a la apariencia original del manga, azul como el mar al que pertenece, pero en vez de un cortador-torpedero, emite un rayo de calor intenso, del que a duras penas escapa Mazinger (como en el manga).


STRONGER T4
El monstruo mecánico generador de huracanes que merodeaba en las cercanías de la costa y que fue la trampa y engaño para secuestrar a un acomplejado niño en la serie clásica, es de nuevo parte del ejército que Ashler utiliza para atemorizar al mundo en Mazinkaiser, donde, aparte de algo cambiado, no usa su eólico poder sino sólo sus tentáculos eléctricos, para molestar a Afrodita A y Boss Borot , antes de ser destruido por los dos Mazinger a la vez. En Shin Mazinger Z, Stronger forma pareja con Brighton J2, en una fugaz batalla donde ambos son pronto destruidos. Su apariencia mantiene algo del juego de colores verdes del original, pero varía en su aspecto, aunque no lo suficiente para que podamos dejar de reconocer al gran ventilador con patas.


BALANGER M2
Y hablando de batallas breves, la roja esfera cubierta de pinchos que se transformó con gran efectismo en Balanger M2, cuando el Barón Ashler quiso alejar a Mazinger Z de la entrada de la Salude en la serie de los setenta, fue protagonista de otra corta contienda. El bruto mecánico de uno de los episodios más recordados, tiene también eléctrica presencia en Mazinkaiser. Muy eléctrica, ya que sus intenciones de electrocutar fueron anuladas rápidamente por el rayo quebrador de Gran Mazinger, otra arma eléctrica. Y ahí, la brevedad batió records. Y brevemente , sólo si nos fijamos, aparece un Balanger azul y volador en la armada de monstruos volantes que comandaba la Ghoul, en Shin Mazinger Z. Sea rojo o azul, el ingenio Balanger tenía un destino en el universo Mazinger, que tiene que ver con la brevedad y la electricidad.


GRENGUS C3/GHOSTFIRE
El centurión mecánico Grengus C3 está inspirado directamente en la bestia del manga Ghostfire, miembro -junto con Belgas V5 y Kingdam X10- de una operación conjunta, sólo que en la serie clásica ataca solo y pone en serios apuros a Mazinger Z. Tanto que su potencia de ataque en la versión animada de TOEI fue la mejor explotada: golpeado hasta ser averiado y calentado por su penacho térmico, el robot luchador casi no lo cuenta. En la vuelta al Ghostfire  original en Mazinkaiser, lo vemos unido a esa armada destructiva que inagura la serie, golpeando edificios con sus mazas esféricas e incendiándolos con su cresta de fuego. En Shin Mazinger Z, recupera su puesto en el trío de bestias, en la destrucción de Tokio. También se recupera su derrota, atravesado por Toros D7 y estallando contra el suelo.


GENOCIDER F9
El “matador de hombres” puso en serios apuros al robot de Koji, que volvió a tener problemas con un monstruo volador, un bombardero que une a esa ventaja en el aire, su capacidad de lanzar sus descolocados brazos. Fue el ataque desesperado que lanzaron Infierno y Ashler, cuando el héroe mecánico estaba a punto de conseguir volar en la serie original. En Mazinkaiser ataca como uno más, añadiéndose a una formación de bestias mecánicas y se encarga de encadenar y sostener en el aire a Afrodita A , desmembrándola como medida de presión para secuestrarlo. Predomina el blanco en su nuevo diseño y su cabeza parece adornada por un tocado que recuerda al egipcio. En Shin Mazinger Z hemos de prestar atención para descubrirlo como uno más de la formación de monstruos volantes, agazapado y en penumbra en una esquina de la pantalla...El F9 no podía faltar.



MÁQUINAS EN MAZINKAISER

No todos los monstruos mecánicos que aparecen en la mini-serie lo hacen en una escena propia. Encontramos viejos conocidos de los seguidores de la serie clásica, o bien del manga y/o las películas, que comparten su brevísima aparición con otros, actuando como una especie de extras en las batallas. En Mazinkaser podemos reconocer en el batallón del ataque inicial a Chigul A7 y a Gaia Q5, y en el aire a Baras K9, en el ataque a Gran Mazinger, antes de ser destruido por el Gran Booster junto con Demonger J5 (que procede de Mazinger Z contra Devilman) y Bardon B7, del manga.



En otra de las batallas encontramos a un Gusios b3 escoltado por el ejército de máscaras de hierro. Y en la batalla final, en el batallón al que se enfrenta en solitario Gran Mazinger, una batería de monstruos de lo más variopinto, volando por los aires, aunque algunos fueran en origen marinos o terrestres: podemos distinguir a:
Zarigan G8, Kentol g7, Titan G9, Jeiser J1, Kikeros N9, Serpenter I6, Glanada E3, Gelbros J3,  Dayma U5, Fangas B7, Deathcross V9, Reiyas D5, Satanglos P10, Blagas S1 (de la película Mazinger Z contra Devilman) y algunos más, que por su tamaño o forma no estamos seguros de identificar. Los que tienen algún papel directo en los ataques a Mazinkaiser, Mazinger Z o Gran Mazinger o al menos un primer plano, los detallamos a continuación:

DAM DAM L2/ GORONGO S2/ DRAGO W1
La rueda gigante Dam Dam,construida para penetrar en el yacimiento de japanium de Onigawara en la serie original, estaba equipada, además de su fuerza para embestir, para lanzar rayos y para volar. Fue reforzada para un segundo ataque con enormes pinchos rodantes en toda la circunferencia de sus ruedas gigantes. Es así como la encontramos en Mazinkaiser, aunque sus rayos procedan de una cabeza adicional que surge de su estructura cuando se abre para presentar batalla. Otro rodante es Gorongo S2, monstruo-bola que cambia de tamaño en la nieve y expulsa fuego y dos brazos armados con espada, en la serie original. Esa forma permite un choque tras otro sobre el Mazinger Z de Mazinkaiser, sobre el cual se lanza una y otra vez, de manera más contundente que en la serie de los setenta. El monstruo que reproduce el icono oriental milenario del dragón, es un monstruo de mikene en ambas series, y en Mazinkaiser representa el ataque de los que encontró el Dr. Infierno en las profundidades de Bardos. En ambos casos se trata de un ejemplar muy parecido... y muy  poderoso y difícil de eliminar.


GENOVA M9/ PARLAS D5/ TRIPLE L5/ VULCAN P5
En uno de esos episodios que hacían suponer personalidad propia a los monstruos mecánicos, vimos en el anime clásico a Jenova M9, un orgulloso y experimentado francotirador, “persuadido” de los principios del honor en la batalla, que acaba “suicidándose” al perderla. En Mazinkaiser es tirador también, pero añade al uso del rifle una habilidad en las artes marciales, ya que ataca también con ágiles saltos.
El monstruo-ostra Parlas D5, ejerce de eso mismo, pues atrapa en el fondo del mar a Mazinger Z , poniendo en serios apuros a Koji , que teme por si la coraza aguantará la presión. En Mazinkaiser se transforma en un monstruo terrestre, -como tantos otros a los que se les cambia el medio- que resiste encerrado en su concha los ataques del robot protagonista. El Triple L5, extraño robot que parece tener los miembros descolocados, ataca el Instituto cuando Koji está secuestrado, tiene su principal baza en la cabeza que lleva en el tórax, con la que arranca un brazo a Mazinger Z. En Mazinkaiser aparece bajo tierra, y aquí su baza es el brazo que lleva en lugar de cabeza, que arranca el pilder de la de Mazinger Z y lo lanza muy lejos, lo cual será clave en la trama. El Vulcan P5 se desplaza volando en forma de tornado, merced a las aberturas de piernas y brazos, que expulsan vientos huracanados. En Mazinkaiser, esas aberturas le convierten en un robot metralleta, que logra volar la aleación Z de Gran Mazinger.
GRATONIOS/ BILANIAS/ ELEFANS g3
En la película  Mazinkaiser contra el General Negro podemos ver como parte de las bestias de mikene a los dos responsables de la derrota de Mazinger Z en la serie clásica, Gratonios y Bilanias, pero con un diseño diferente en el caso de Gratonios, aunque es perfectamente reconocible, y más simplificado en el caso de Bilanias. La escena es perfectamente lógica, pues ambos pertenecen a los siete ejércitos y podrían haber estado ahí en el ataque final de la película de casi el mismo nombre de 1974. Si los grandes daños que sufrió Mazinger Z por los rayos de Gratonios y las escamas corrosivas de Bilanias podrían tener alguna venganza directa , esta “se cumple” por parte de Mazinkaiser, aunque sea 29 años después, y Gratonios recibe el primer golpe. La bestia mecánica de mikene Elefans g3, que casi destruye el Instituto Fotoatómico, cambia en diseño y colores, pero tiene un papel similar, destruyendo las instalaciones del mismo, ayudado por Volk Y2 y la poseída Venus A, en Mazinkaiser.

KAJIMOFU T7/ ZARIGAN G8/ JINRAY S1
El Kajimofu T7 tenia un handicap en la serie original: sus armas no eran efectivas si no se usaban a la vez. La lluvia de misiles y las ondas de calor. En Mazinkaiser, aparece con un diseño ciertamente parecido, pero nos olvidamos de las tales ondas y del defecto, ya que es un potente bombardero, que logra derribar a Gran Mazinger.
Situamos en estos grupos a Zarigan G8, pese a que no describe ningún ataque o escena de destrucción que protagonice el monstruo submarino que tantos problemas dio a Mazinger Z, secuestrándole y reteniéndole en la Salude. Este pez se convierte en un pez volador, y podría ser el paradigma de las transformaciones del universo Mazinger del que hablamos en esta sección. El bruto mecánico Jinray S1, otro de los más carismáticos y recordados del anime de 1972 , deja de ser supersónico. Ni siquiera vuela, ni es ya bombardero. Sólo le queda su arma eléctrica, las potentes descargas que lanza desde sus antenas de voltaje. Efectivas, eso sí, capaces de detener el puño de Gran Mazinger en vuelo. Pero se añora verlo a Mach 5.


MÁQUINAS EN SHIN MAZINGER Z

Igual que en Mazinkaiser, el desfile de monstruos mecánicos es grande en Shin Mazinger Z. Aún mayor. Y como pasó en la mini-serie, no todos tienen igual protagonismo ya que muchos aparecen un segundo y, entre los cambios de diseño y de funcionalidades, hay que revisar la serie para darse cuenta. Hay muchos ejemplos, pero diré uno en concreto: ¿alguien había reparado en la presencia de Gromazen R9 en la segunda versión de la cabecera u opening?
Detectada está la presencia de Demos F3, Ozones B3, Chigul E7, Rokron Q9, Titan G9, Gutius b3, Bazra Q5 (aunque aquí se le llame Garda C3), Montos Q3, Volk Y2, DeathCross v9, Baras K9, Gorongo S2... y seguramente alguno más en los desfiles multitudinarios de máquinas en hay en la serie.

Aparte de sus monstruos mecánicos propios, encontramos de nuevo esos viejos conocidos, aunque rediseñados y en muchos casos en un contexto de ataque muy cambiado, y otros por cuyo papel más o menos destacado en la serie, o por un primer plano que permita reconocerlos, hemos recogido en los siguientes grupos:

BAZUSON M1/ BELGAS V5/ BRIGHTON J2
El bruto mecánico cargado de cuchillas y discos cortantes que llegó a cortar la super-aleación Z y a poner en peligro a Koji en uno de los mejores y más celebres episodios de la serie clásica, es aquí una bestia algo diferente pero que se inspira en o recuerda al original, en poco más que unos fotogramas. En realidad es el Burudon del manga, desfilando como uno más en el amenazante ejército. Una importancia más decidida, debido a su papel rescatado del manga, tiene Belgas V5, con una apariencia cercana a la de la serie de los setenta, aunque con otro juego de colores. En esta última, fue el señuelo para la captura de Afrodita A, y aunque puso en algún apuro a Mazinger, en el fondo le ayudó a localizar a Sayaka y su robot. Aparte de su capacidad de despedazarse, la emisión de ultrasonidos que tanto desesperó a Koji es sustituida aquí por la emisión de rayos en forma de ondas. Pero esta vez, casi secuestra a Mazinger, no a Afrodita. El Brighton J2 fue en su día el monstruo mecánico de apoyo en una operación con un cañón antiguo en las montañas Fuji, con un breve papel en una breve batalla. En Shin Mazinger Z es aún más breve, siendo rápidamente destruido en una de las batallas rutinarias del héroe mecánico.
 RIVER F9/ RHINE X1-DANUBE a1/JEISER J1
El episodio cuya trama gira en torno al misterioso científico ciborg Heinrich Stroheim, que aparece en el manga, fue convertido en un episodio de la serie clásica, donde la rubita Lorelei era el primer amor de Shiro y donde sabíamos del rival científico de Juzo Kabuto aún vivía y le debía algo al Dr. Infierno. Ese algo era un robot con conciencia propia, que Ashler veía a reclamar con River F9. En Shin Mazinger Z la historia es similar, aunque se complica mucho, siendo en esencia la misma. River F9, con un aspecto cambiado por haber perdido sus vivos colores es rápidamente derrotado y el Rhine X1, cambia de nombre por el de otro río, llamándose Danube alfa1, y pasando, como el río en el vals, a ser azul cuando se activa con su conciencia, y no rosa “fijo” como en la serie clásica. Igualmente Mazinger derrota a la creación de Stroheim, para desesperación de Shiro.
La tortuga volante que tantos apuros energéticos hizo pasar a Mazinger Z en la serie clásica, es aquí rediseñada y de sus tres cabezas, esta vez de un sólo color, sale la destrucción de los aviones de las fuerzas aéreas.

JAIRON J1/ REIYAS D5/ HARIBIYUN V6
El bruto mecánico con aspecto de armadura volante, que fosilizaba a las personas, usado en el asalto paracaidista al Instituto Fotoatómico, apenas tiene un momento en la serie nueva, en un ataque conjunto con Reiyas D5 (otro monstruo evidentemente acuático que pasa a ser volante) y Headhawk V10, inspirado en el Haribiyun V6 de la última batalla contra el Dr. Infierno. Los tres son vencidos aquí por una renovada y empoderada Armada Mazinger.



CASOS ESPECIALES

ARMADA MAZINGER
Los aficionados siempre pensaron que si el Instituto tiene los recursos del japanium y la energía fotoatómica, podría haber construido más robots para aplastar así al ejército del Dr. Infierno. La idea tiene su lógica, pero se hubiera diluído o desplazado el protagonismo de Mazinger Z como figura central de la historia de ficción. No obstante, en el final concebido y dibujado en la revista Shonen Jump, el Instituto Fotoatómico sí prepara esta fuerza de combate, concretada en tres robots: Million alfa, pilotado por dos bellas gemelas, Lori y Loru; Baion beta , por el piloto Shun Azuma y Daion gamma por el piloto Masao Oide, a las que se une Venus A, reutilizada después en la animación de Gran Mazinger. La suerte del trío no es muy buena y los pilotos mueren en combate: los robots no son tan poderosos como el robot protagonista.
Estas creaciones del universo Mazinger de Nagai tenían un gran potencial para las recreaciones que vinieron muchos años después, y efectivamente los tres robots fueron recuperados para la película de Mazinkaiser, aunque los personajes de Lori y Loru ya habían sido reciclados voluptuosamente en la propia mini-serie. En Shin Mazinger Z están desde el principio, aunque conscientes de esas extrañas limitaciones que siempre han tenido. Se rediseñan sus figuras más de una vez y se da más papel a sus pilotos, aunque en el caso de las gemelas se haya perdido mucho de su carisma en esta serie. Incluso son vueltos a renovar al final de la serie para que por fin puedan ser útiles en las batallas con los monstruos mecánicos.



BESTIAS DE ASHLER E INFIERNO
En el manga original, en su final en Shonen Jump, aparece un robot titánico, el Rey del Infierno, controlado por el mismísimo Dr. Infierno. Antes de ese final, hay una bestia mecánica con los rasgos del Barón Ashler. Ambos momentos son representativos del concepto de ingenios directamente relacionados con el dúo del mal. En la serie de animación, la motivación cambia, ya que solamente se construye un robot con la apariencia de Ashler, el Jetfirer P1, como homenaje póstumo a este y no porque sí , como en el manga. En Mazinkaiser, este concepto que se deriva del involucrarse directamente en la lucha llega a su máxima expresión cuando el Barón le pide a su señor que lo fusione con un robot que desafíe a su odiado oponente. El robot resultante es una mezcla que se parece a la isla del infierno con una cabeza que recuerda al malvado científico, y la cara de Ashler incrustada , al estilo de la hibridación mikene. Finalmente, en Shin Mazinger Z, se recuperan del manga tanto a la bestia de Ashler como al Rey del Infierno, y hasta Brocken tiene aquí un robot con su apariencia, el  Brocken Schzneider.



TOBITANTE/ GARADOUBLAS
Y en este capítulo dedicado a las transformaciones, reciclados y mutaciones no podían faltar las dos versiones de los monstruos mecánicos más famosos del mundo Mazinger, que son los primeros a los que se enfrentó el coloso en todas las series -aunque en Mazinkaiser compartan batalla con muchos más- y por ello ganan una importancia especial en ese universo: Garada K7 y Doublas M2. Eso mismo debió pensar el colaborador de Go Nagai, Kenichi Ishikawa al combinarlos y crear la bestia definitiva: Garadoublas, que se incorpora al elenco de Shin Mazinger Z. Una versión más complicada aún es Tobitante, que es una especie de Garadoublas con añadidos varios y que puede volar. Las armas de ambos, reforzadas, aumentan su poder, aunque al final, ambos son vencidos. Sólo hace falta darse una vuelta por el mundo de seres recombinados de Nagai y sus colaboradores, para darse cuenta que esto tenía que pasar.



MÁQUINAS DEL MANGA EN MAZINKAISER Y SHIN MAZINGER

Los monstruos mecánicos que aparecieron en el manga original de Nagai fueron adaptados a las nuevas producciones, dándoles nueva y distinta vida, ya que sólo en el caso de Belgas V5, Ghostfire , Kingdan X10, Toros D7 y Glossam X2  se respeta hasta cierto punto el contexto de guión del que fueron adaptados. Con la excepción de Mario N7 que aparece en una situación que guarda alguna semejanza lejana con el original, al aparecer en un bosque para aterrorizar a Koji Kabuto. El resto forma parte del escuadrón final que se envía contra Mazinger Z, junto con Abdora U6, y que es vencido con ayuda del God Scrander.

BAMARAS Y1/ DOGURA S1-MAGURA F2
Los múltiples tentáculos de la cabeza de Bamaras, ya pusieron en serios aprietos al Mazinger Z del manga. Parecidos que los que causan en Mazinkaiser , pero esta vez a Gran Mazinger. El cómo pudo elevarse hasta las alturas por mucho que salte, no lo sabemos, pero Gran Mazinger estuvo a punto de ser derrotado mientras le sujetaba para soportar los ataques de Baras K9, Bardon B7 y Demonger J5. Menos mal que llegó el Gran Booster.
La bestia doble Dogura-Magura tiene la habilidad de separarse y atrapar entre los afilados pinchos eléctricos  -que le hacen de juntas de unión- a sus desgraciados enemigos. En el guión de Shin Mazinger Z sustituyen a la bestia Barón Ashler en la batalla final (quién mejor teniendo la misma habilidad de separarse y atrapar pinchando, como la propia bestia Barón Ashler), siendo un engaño más de una trama de engaños.


BAJIN B9/ GLOGOS G5
Bajin B9 tiene la capacidad de suspender la gravedad por un impulso electromagnético y destruir los objetos que eleva. Tal poder no se lo vemos usar en su aparición en Mazinkaiser, aunque sí es destruido de la misma forma, atravesado por el puño-cohete. En Shin Mazinger, sí logra inhabilitar los puños de Mazinger con ese impulso, poniendo aún más difícil el ataque múltiple al robot luchador.
El Glogos G5 aparece en un contexto muy diferente, ya que en el manga es el protagonista de una extorsión a Koji Kabuto, que no puede atacarle sin matar a las mujeres que aloja Glogos en las esferas que tiene en su cuerpo, que aparecen macizas  en Shin Mazinger Z -las esferas, no las mujeres- cosa que hace que su ataque principal, los rayos que lanza desde sus antenas y sus misiles, sean su únicas bazas. Bazas que se ven reforzadas por el ataque en grupo.



MARIO N7/ GOKUN U5
Mario N7 surge en el contexto de un episodio de terror en el manga original. Brocken siembra de zombies falsos un oscuro bosque por el que transitan Koji y Sayaka. Son una forma de mantener alejados a los intrusos de una base secreta en las cercanías. Pero como Koji no se rinde, Brocken envía a Mario N7, una bestia en forma de nave volante, que maneja androides asesinas. Aparte de las escenas que Sayaka con la ropa despedazada que no se adaptan a Shin Mazinger Z, Mario N7 les espera en esta serie en un bosque de Alemania, cuando iba en pos de aclarar el misterio de Stroheim. La escena del baño con escena cómico-erótica, de este mismo cuento de terror, la adapta más tarde, como sabemos. El arquero Gokun, inventado para disparar contra la poderosa aleación “X” (capaz de agujerear la aleación Z) en la punta de sus flechas, tiene en Shin Mazinger su lugar junto a este grupo de bestias, pero cuando iba a disparar su arco, Abdora U6 le detiene en un “déjamelo a mi” que hizo que no sepamos nunca si las flechas tenían ese poder...


ULRA P9/ TOROS D7
La bestia Ulra es el jinete que, a la grupa del gran monstruo Gran Birdon iba a ayudarle en el ataque a Tokio del manga. Se adapta a Shin Mazinger Z en soledad, con su escudo y su lanza, en un estilo de monstruo típico de la factoría Nagai y colaboradores, con aspecto de demonio tribal, garras incluidas. Su papel se confunde con el del grupo de monstruos mecánicos atacando a la vez, y sólo sabemos que su escudo resiste la energía fotoatómica,  lo que es una gran ventaja. Es el primero en ser destruido por el God Scrander.
Toros D7 es uno de los diseños más clásicos y transformados del bestiario de Nagai. En la animación, vemos algo parecido en la bestia mikene Mammothdon, con la misma lanza, a guisa de cuerno. En Mazinkaiser lanza su “cuerno” a distancia mediante una cadena, y logra atravesarlo. Pero en plena lucha Toro es abatido por fuego amigo: el rayo de Drago omega1 .
En el manga forma parte del trío de ataque simultáneo, junto a Ghostfire y Kingdan X10 -apoyados por Belgas V5 y Glossam X2- y en Shin Mazinger Z este capítulo se adapta con mayor o menor fidelidad. Nos encontramos con su cuerno, que logra agujerear el blindaje del héroe mecánico, aunque este logra destruirle de la misma manera: ensartado a Ghostfire, que fue esta vez la víctima casual del “fuego” amigo.



...Una buena colección de transformaciones de los personajes del universo Mazinger, que sin embargo son solo un botón de muestra de los cruces, mezclas y cambios acaecidos en las producciones surgidas más allá de aquella de 1972. Mazinkaiser no fue más que algo cercano a la serie, pero no sería hasta 2009 cuando, enmedio de una gran expectación, Nagai se decidió a hacer renacer de una forma muy particular su galería robótica, de nuevo con destino a la pequeña pantalla. Pero esa producción merece cierto análisis en un capítulo especial...



PRÓXIMAMENTE : ¡ACONTECIMIENTO! ¡LA ÚLTIMA SERIE DE MAZINGER Z!.